EVALUACIÓN INTEGRAL DE LAS HERIDAS COMPLEJAS

13 abril, 2018 En:  


RESUMEN

El cuidado de las heridas es históricamente  una de la más básica y esencial práctica de la civilización humana, en los Estados Unidos, las Heridas crónicas afectan a millones de personas, lo cual se ha ido incrementando debido al aumento en la esperanza de vida y en el incremento de las personas con diabetes.

Estas heridas llamadas heridas complejas o Difíciles de cerrar son un desafío ya que no cicatrizan de una manera ordenada y oportuna causando aun mas deterioro en la calidad de vida y el tiempo prolongado de convalescencia.

La evaluación de la herida es compleja y requiere una variedad de habilidades y conocimientos clínicos, el modelo Triángulo de Herida permite evaluar el lecho de la herida, el borde de la herida y piel perilesional en el contexto del cuidado holístico del paciente. Centrándose en la piel más allá de la herida.

La cronicidad o herida estancada puede deberse a la inflamación persistente y/o infección y la presencia de biofilm puede contribuir a la inflamación persistente.

La evidencia confirma que el manejo de las heridas crónicas debe ser por un equipo multidisciplinario mejorando significativamente la curación y reduce la gravedad del dolor asociado  heridas.

INTRODUCCION

El cuidado de las heridas es históricamente  una de la más básica y esencial práctica de la civilización humana, desde los papiros egipcios hasta los campos de batalla de Crimea se encuentran relatos de los cuidados de heridas para prevenir la infección por medio de gasas y vendajes además de la miel. (1)

En los Estados Unidos, las Heridas crónicas afectan a millones de personas, lo cual se ha ido incrementando debido al aumento en la esperanza de vida y en el incremento de las personas con diabetes. Un análisis del 2014 encontró que las heridas crónicas eran el mayor gasto de todas las enfermedades de la piel generando un costo de 9.7 mil millones en Estados Unidos en un año.(1)

El tratamiento de heridas de diferentes etiologías constituye una parte importante del presupuesto de salud. Se calcula que entre 1 y 2,5 millones de personas en Europa padecen una heridas crónicas. Estas heridas se manejan tanto en hospitales como en centros de cuidado de heridas. (2)

A menudo se cree que el uso de los vendajes de las heridas per se es el principal factor de costo en el manejo de heridas, mientras que el tiempo de enfermería y los costos hospitalarios en conjunto son responsables de alrededor del 80-85% del costo total.

El tiempo de cicatrización, la frecuencia del cambio del apósito y las complicaciones son  importantes factores de costo que se genera.

Estas heridas llamadas heridas complejas o Difíciles de cerrar son un desafío ya que no cicatrizan de una manera ordenada y oportuna causando aun mas deterioro en la calidad de vida y el tiempo prolongado de convalescencia.(2)

La encuesta de prevalencia en el Reino Unido y Dinamarca nos indica que 3 a 4 personas tienen una o más heridas por cada 1000 habitantes. Muchas de estas heridas crónicas alrededor del 15% siguen después de un año sin cicatrizar. En base a lo anterior se estima que en una población de 1 millón de personas, aproximadamente 3500 viven con una herida de las cuales 525 tendrán su herida por más de un año.

Entre el 70 a 80% de los pacientes con ulceras crónicas son atendidos en centros de salud o centros de cuidado de heridas.

Las heridas provocan un costo económico significativo para el sistema de salud, se calcula que representa casi el 3% del presupuesto. En los Estados Unidos se informa que se gastan más de 25,000 millones de dólares cada año en heridas crónicas.

El costo de atención en Estados Unidos de las Ulceras por presión se estima en 11,000 millones al año.

El costo total de las heridas está ampliamente encubierto y no se observa ya que  es repartidos entre los diferentes profesionales de la salud que están involucrados y por lo tanto se divide en diferentes presupuestos lo que ocasiona que su impacto no sea reconocido por los responsables de las políticas de salud y de los responsables de establecer los presupuestos.(2)

TEXTO DE TRABAJO

Una herida crónica se puede definir como un proceso que ha fallado a través del cual debe haber una reparación ordenada y oportuna para regresar la integridad anatómica y funcional dentro de un plazo de 3 meses o que no haya un resultado anatómico y funcional.

Estas heridas en ocasiones también se denomina heridas complejas o heridas difíciles, las heridas crónicas a menudo se llaman ulceras y puede definirse como una herida de espesor total en profundidad y una curación lenta, se estima que 1 a 2% de la población experimentará una herida crónica durante su vida. Las Heridas crónicas conducen a discapacidad y la discapacidad empeora los resultados de la herida resultando en un círculo vicioso.

Debido  la baja tasa de cicatrización, las heridas crónicas tienen un impacto en la salud y calidad de vida de los pacientes y sus familias, causando dolor, pérdida de la función y movilidad, depresión, angustia y ansiedad,  vergüenza y aislamiento social, importante carga financiera, hospitalización prolongada con incremento en morbimortalidad.(3)

La cicatrización de las heridas es un proceso fisiológico complejo que incluye fases traslapadas como  son hemostática/inflamatoria, proliferación y remodelación.

Las heridas crónicas tales como las ulceras por presión, pie diabético, ulceras venosas también se definen  complejas  por sus impedimentos fisiológicos para la cicatrización.(4)

La evaluación de la herida es compleja y requiere una variedad de habilidades y conocimientos clínicos. Nunca ha sido más importante desafiar los paradigmas de la evaluación actual y extender nuestra comprensión de la evaluación de las heridas más allá de la herida. Es vital que la evaluación de la herida sea integral y sistemática y basada en la evidencia. Debe proporcionar información de base sobre la cual los profesionales de la salud pueden detallar y registrar el estado actual de la herida, establecer un tratamiento realista con metas y monitorear el progreso  usando intervenciones apropiadas.(5)

El modelo Triángulo de Herida permite evaluar el lecho de la herida, el borde de la herida y piel perilesional en el contexto del cuidado holístico del paciente. Centrándose en la piel más allá de la herida (5)

El Triángulo de Evaluación de Heridas proporciona un marco simple e intuitivo para la inclusión  de piel de perilesional en la evaluación de la herida, con el fin de promover la cicatrización óptima  y reducir el impacto de las heridas crónicas.

En la economía de la salud, los médicos necesitan herramientas y educación que faciliten la evaluación integral de heridas y manejo de las mismas  basado en evidencias.

La primera evaluación debe ser confiable y precisa para asegurar el tratamiento correcto y la derivación temprana a un servicio especializado apropiado.

Para asegurar un diagnostico preciso y un plan de tratamiento adecuado, el proceso debe incluir una evaluación holística del paciente así como una evaluación de la herida basada en el lecho de la herida, el borde y la piel perilesional, la evaluación inapropiada puede prolongar el impacto negativo de la herida y llevar a una curación prolongada, con más dolor, mayor riesgo de infección, uso inapropiado de apósitos y vendajes, y una mala calidad de vida para el paciente.

Las prioridades en la evaluación de las heridas y su manejo son:

  • Determinar el factor etiológico, seguido de intervenciones para corregir o manejar este factor.
  • Evaluar los factores sistémicos que afectan la reparación de la herida con las medidas para optimizar el proceso de cicatrización.
  • Evaluar la herida incluyendo el borde, el lecho y la piel perilesional para promover terapias tópicas para la curación.

La identificación y corrección de los factores etiológicos es una paso clave en el manejo de las heridas ya que la falta de identificación o corrección puede dar lugar a fracaso en el tratamiento debido a un círculo vicioso de lesión por ejemplo, un paciente con ulcera por presión debe colocarse sobre una superficie de redistribución de presión apropiada y un programa de movilidad, un paciente de ulcera neuropática requiere un dispositivo de descarga como una bota Walker o un yeso de contacto total, el paciente con ulcera venosa necesita compresión y elevación de la extremidad, si los factores etiológicos no pueden ser corregidos como una ulcera arterial que no es candidata a revascularización, los objetivos del manejo de la herida deben modificarse para centrase en la estabilización de los síntomas más que la curación.

La cicatrización de las heridas necesita una adecuada perfusión y  oxigenación, proteínas, ingesta calórica para compensar el anabolismo, niveles correctos de glicemia, la ausencia de terapias citotoxicas  y una adecuada respuesta inmunologica.

Esto significa que debe incluir una cuidadosa evaluación de su salud general y factores que puedan perjudicar la cicatrización de la herida con la intención de optimizar la condición general del paciente.

Evaluación del estado de la herida. El triangulo de la evaluación de las heridas.

El concepto del Triangulo  de la evaluación de las heridas es un nuevo concepto de evaluación que integra la evaluación de la piel perilesional  y ha sido desarrollado para facilitar una evaluación precisa y oportuna en un formato simple y fácil de usar que puede ser incorporado en cualquier registro de pacientes, el concepto fue realizado en 2013-2014 a partir de un estudio antropológico global con el objetivo de obtener una mejor comprensión del impacto de una herida en el paciente.

Lecho de la herida

La evaluación del lecho de la herida incluye observar y registrar el tipo de tejido, los niveles de exudado y la presencia o ausencia de infección local y/o sistémica.

La presencia de tejido necrótico en una herida se ha reconocido como una barrera para la cicatrización y también actúa como una potencial fuente e infección y por lo tanto su eliminación tiene muchos beneficios.

El triangulo de evaluación de heridas proporciona cuatro opciones para categorizar el tejido del lecho de la herida:

  • Necrótico
  • Esfacelo
  • Granulado
  • Epitelizado

El exceso de exudado puede retrasar  la cicatrización de la herida, afectando negativamente al paciente y aumentando la frecuencia del cambio de gasas y apósitos, lo cual plantea grandes demandas de recursos.

Se ha demostrado que el exudado de heridas crónicas contiene niveles elevados de  Metaloproteinasas (MMPs) que prolongan la fase inflamatoria.

Una superficie excesivamente seca, inhibe la actividad celular y la cicatrización de la herida por lo que el volumen y tipo e exudado deben ser evaluados y registrados ya que esto puede dar información sobre la etiología de la herida y la presencia y ausencia de infección.

La cronicidad o herida estancada puede deberse a la inflamación persistente y/o infección y la presencia de biofilm puede contribuir a la inflamación persistente.(6)

La carga bacteriana en una herida puede variar desde la contaminación o colonización a la colonización crítica y la infección que de local puede progresar a sistémica si no se controla adecuadamente.

Borde de la herida

La evaluación del borde de la herida puede proporcionar información valiosa sobre la eficacia del plan de manejo actual. El avance del borde es una buena indicación de cicatrización.

Los problemas comunes  del borde son:

  • Maceración
  • Deshidratación
  • Tunelización
  • Laminado

La piel deshidratada en el borde de la herida puede retrasar la cicatrización, Sin humedad, desarrollo celular y la migración necesaria para el crecimiento de nuevos tejidos se ve afectada. Además, puede reducir el flujo sanguíneo

Privando el lecho de la herida de los glóbulos blancos necesarios para proteger contra la infección.

El borde laminado puede presentarse en heridas de origen inflamatorias por ej. Pioderma gangrenoso.

La tunelización debe ser evaluada con una sonda y marcar en relación  caratula de reloj para ilustrar la posición.

La Piel Perilesional

El daño a la piel perilesional es un problema significativo en las heridas crónicas y es importante para ser considerado dentro de la curación de las heridas.

El área perilesional se ha definido como el área de la piel que se extiende a 4 cm el borde de la herida, pero puede incluir cualquier piel debajo el aposito.

El daño a la piel perilesional puede dar lugar a tiempos prolongados de cicatrización además de molestias y dolor lo que afecta su calidad de vida.

Los factores que aumentan el riesgo de daño cutáneo de la piel son:

  • La cantidad de exudado
  • Las bacterias y toxinas asociadas
  • La histamina producida por las bacterias
  • Las enzimas proteolíticas como las Mielometaloproteinasas
  • Las citoquinas inflamatorias en el exudado de la herida.

La piel excesivamente hidratada tiene mayor riesgo de infección, fricción y daño a la piel ya que el exudado afecta el pH de la piel alterando el equilibrio bacteriano.

La evaluación del triangulo de la herida identifica en la piel perilesional:

  • Maceración
  • Escoriación
  • Piel seca
  • Hiperqueratosis
  • Callo
  • ezcema

CONCLUSION

Las heridas crónicas tienden a quedar estancadas en la fase inflamatoria de la cicatrización ya que la cicatrización debe ser limpia con una base de granulación sana y libre de infección.

Comprender las alteraciones patológicas del tejido de la herida que son refractarios a la terapia estándar  es esencial para el tratamiento eficaz  y la cicatrización.

La Falta de comprensión de los mecanismos y patogénesis de una herida crónica tiene el potencial de conducir a sufrimientos innecesarios y hasta la amputación o la muerte.

La evidencia confirma que el manejo de las heridas crónicas debe ser por un equipo multidisciplinario mejorando significativamente la curación y reduce la gravedad del dolor asociado  heridas.

El resultado del tratamiento de las úlceras del pie en pacientes con diabetes sigue siendo un desafío. Sin embargo, es importante que la eficacia y la rentabilidad de los tratamientos sea rigurosamente evaluada, y que la introducción del mismo  que carecen de evidencia de eficacia debería ser evitado.

El manejo adecuado de las heridas comienza con un diagnóstico preciso del tipo de herida y luego evaluar la etiología. Esto es importante en la implementación de un tratamiento y manejo la herida. Cuanto más precisa sea la evaluación, más rápido la herida puede ser cicatrizada.(7)

La cicatrización de la herida es significativa porque disminuye la hospitalización y permite un retorno más temprano del paciente a las funciones diarias.

Las heridas tienen un impacto significativo tanto en la calidad de vida de los pacientes y los sistemas de salud del mundo. El número de personas con heridas está creciendo, y esto es probable para continuar en el futuro como resultado de las tendencias demográficas.

La prevención de las heridas tiene un papel importante que desempeñar mitigación de los efectos de los cambios demográficos que afectan Prevalencia de la herida.

INTRODUCCION

El cuidado de las heridas es históricamente  una de la más básica y esencial práctica de la civilización humana, desde los papiros egipcios hasta los campos de batalla de Crimea se encuentran relatos de los cuidados de heridas para prevenir la infección por medio de gasas y vendajes además de la miel. (1)

En los Estados Unidos, las Heridas crónicas afectan a millones de personas, lo cual se ha ido incrementando debido al aumento en la esperanza de vida y en el incremento de las personas con diabetes. Un análisis del 2014 encontró que las heridas crónicas eran el mayor gasto de todas las enfermedades de la piel generando un costo de 9.7 mil millones en Estados Unidos en un año.(1)

El tratamiento de heridas de diferentes etiologías constituye una parte importante del presupuesto de salud. Se calcula que entre 1 y 2,5 millones de personas en Europa padecen una heridas crónicas. Estas heridas se manejan tanto en hospitales como en centros de cuidado de heridas. (2)

A menudo se cree que el uso de los vendajes de las heridas per se es el principal factor de costo en el manejo de heridas, mientras que el tiempo de enfermería y los costos hospitalarios en conjunto son responsables de alrededor del 80-85% del costo total.

El tiempo de cicatrización, la frecuencia del cambio del apósito y las complicaciones son  importantes factores de costo que se genera.

Estas heridas llamadas heridas complejas o Difíciles de cerrar son un desafío ya que no cicatrizan de una manera ordenada y oportuna causando aun mas deterioro en la calidad de vida y el tiempo prolongado de convalescencia.(2)

La encuesta de prevalencia en el Reino Unido y Dinamarca nos indica que 3 a 4 personas tienen una o más heridas por cada 1000 habitantes. Muchas de estas heridas crónicas alrededor del 15% siguen después de un año sin cicatrizar. En base a lo anterior se estima que en una población de 1 millón de personas, aproximadamente 3500 viven con una herida de las cuales 525 tendrán su herida por más de un año.

Entre el 70 a 80% de los pacientes con ulceras crónicas son atendidos en centros de salud o centros de cuidado de heridas.

Las heridas provocan un costo económico significativo para el sistema de salud, se calcula que representa casi el 3% del presupuesto. En los Estados Unidos se informa que se gastan más de 25,000 millones de dólares cada año en heridas crónicas.

El costo de atención en Estados Unidos de las Ulceras por presión se estima en 11,000 millones al año.

El costo total de las heridas está ampliamente encubierto y no se observa ya que  es repartidos entre los diferentes profesionales de la salud que están involucrados y por lo tanto se divide en diferentes presupuestos lo que ocasiona que su impacto no sea reconocido por los responsables de las políticas de salud y de los responsables de establecer los presupuestos.(2)

TEXTO DE TRABAJO

Una herida crónica se puede definir como un proceso que ha fallado a través del cual debe haber una reparación ordenada y oportuna para regresar la integridad anatómica y funcional dentro de un plazo de 3 meses o que no haya un resultado anatómico y funcional.

Estas heridas en ocasiones también se denomina heridas complejas o heridas difíciles, las heridas crónicas a menudo se llaman ulceras y puede definirse como una herida de espesor total en profundidad y una curación lenta, se estima que 1 a 2% de la población experimentará una herida crónica durante su vida. Las Heridas crónicas conducen a discapacidad y la discapacidad empeora los resultados de la herida resultando en un círculo vicioso.

Debido  la baja tasa de cicatrización, las heridas crónicas tienen un impacto en la salud y calidad de vida de los pacientes y sus familias, causando dolor, pérdida de la función y movilidad, depresión, angustia y ansiedad,  vergüenza y aislamiento social, importante carga financiera, hospitalización prolongada con incremento en morbimortalidad.(3)

La cicatrización de las heridas es un proceso fisiológico complejo que incluye fases traslapadas como  son hemostática/inflamatoria, proliferación y remodelación.

Las heridas crónicas tales como las ulceras por presión, pie diabético, ulceras venosas también se definen  complejas  por sus impedimentos fisiológicos para la cicatrización.(4)

La evaluación de la herida es compleja y requiere una variedad de habilidades y conocimientos clínicos. Nunca ha sido más importante desafiar los paradigmas de la evaluación actual y extender nuestra comprensión de la evaluación de las heridas más allá de la herida. Es vital que la evaluación de la herida sea integral y sistemática y basada en la evidencia. Debe proporcionar información de base sobre la cual los profesionales de la salud pueden detallar y registrar el estado actual de la herida, establecer un tratamiento realista con metas y monitorear el progreso  usando intervenciones apropiadas.(5)

El modelo Triángulo de Herida permite evaluar el lecho de la herida, el borde de la herida y piel perilesional en el contexto del cuidado holístico del paciente. Centrándose en la piel más allá de la herida (5)

El Triángulo de Evaluación de Heridas proporciona un marco simple e intuitivo para la inclusión  de piel de perilesional en la evaluación de la herida, con el fin de promover la cicatrización óptima  y reducir el impacto de las heridas crónicas.

En la economía de la salud, los médicos necesitan herramientas y educación que faciliten la evaluación integral de heridas y manejo de las mismas  basado en evidencias.

La primera evaluación debe ser confiable y precisa para asegurar el tratamiento correcto y la derivación temprana a un servicio especializado apropiado.

Para asegurar un diagnostico preciso y un plan de tratamiento adecuado, el proceso debe incluir una evaluación holística del paciente así como una evaluación de la herida basada en el lecho de la herida, el borde y la piel perilesional, la evaluación inapropiada puede prolongar el impacto negativo de la herida y llevar a una curación prolongada, con más dolor, mayor riesgo de infección, uso inapropiado de apósitos y vendajes, y una mala calidad de vida para el paciente.

Las prioridades en la evaluación de las heridas y su manejo son:

  • Determinar el factor etiológico, seguido de intervenciones para corregir o manejar este factor.
  • Evaluar los factores sistémicos que afectan la reparación de la herida con las medidas para optimizar el proceso de cicatrización.
  • Evaluar la herida incluyendo el borde, el lecho y la piel perilesional para promover terapias tópicas para la curación.

La identificación y corrección de los factores etiológicos es una paso clave en el manejo de las heridas ya que la falta de identificación o corrección puede dar lugar a fracaso en el tratamiento debido a un círculo vicioso de lesión por ejemplo, un paciente con ulcera por presión debe colocarse sobre una superficie de redistribución de presión apropiada y un programa de movilidad, un paciente de ulcera neuropática requiere un dispositivo de descarga como una bota Walker o un yeso de contacto total, el paciente con ulcera venosa necesita compresión y elevación de la extremidad, si los factores etiológicos no pueden ser corregidos como una ulcera arterial que no es candidata a revascularización, los objetivos del manejo de la herida deben modificarse para centrase en la estabilización de los síntomas más que la curación.

La cicatrización de las heridas necesita una adecuada perfusión y  oxigenación, proteínas, ingesta calórica para compensar el anabolismo, niveles correctos de glicemia, la ausencia de terapias citotoxicas  y una adecuada respuesta inmunologica.

Esto significa que debe incluir una cuidadosa evaluación de su salud general y factores que puedan perjudicar la cicatrización de la herida con la intención de optimizar la condición general del paciente.

Evaluación del estado de la herida. El triangulo de la evaluación de las heridas.

El concepto del Triangulo  de la evaluación de las heridas es un nuevo concepto de evaluación que integra la evaluación de la piel perilesional  y ha sido desarrollado para facilitar una evaluación precisa y oportuna en un formato simple y fácil de usar que puede ser incorporado en cualquier registro de pacientes, el concepto fue realizado en 2013-2014 a partir de un estudio antropológico global con el objetivo de obtener una mejor comprensión del impacto de una herida en el paciente.

Lecho de la herida

La evaluación del lecho de la herida incluye observar y registrar el tipo de tejido, los niveles de exudado y la presencia o ausencia de infección local y/o sistémica.

La presencia de tejido necrótico en una herida se ha reconocido como una barrera para la cicatrización y también actúa como una potencial fuente e infección y por lo tanto su eliminación tiene muchos beneficios.

El triangulo de evaluación de heridas proporciona cuatro opciones para categorizar el tejido del lecho de la herida:

  • Necrótico
  • Esfacelo
  • Granulado
  • Epitelizado

El exceso de exudado puede retrasar  la cicatrización de la herida, afectando negativamente al paciente y aumentando la frecuencia del cambio de gasas y apósitos, lo cual plantea grandes demandas de recursos.

Se ha demostrado que el exudado de heridas crónicas contiene niveles elevados de  Metaloproteinasas (MMPs) que prolongan la fase inflamatoria.

Una superficie excesivamente seca, inhibe la actividad celular y la cicatrización de la herida por lo que el volumen y tipo e exudado deben ser evaluados y registrados ya que esto puede dar información sobre la etiología de la herida y la presencia y ausencia de infección.

La cronicidad o herida estancada puede deberse a la inflamación persistente y/o infección y la presencia de biofilm puede contribuir a la inflamación persistente.(6)

La carga bacteriana en una herida puede variar desde la contaminación o colonización a la colonización crítica y la infección que de local puede progresar a sistémica si no se controla adecuadamente.

Borde de la herida

La evaluación del borde de la herida puede proporcionar información valiosa sobre la eficacia del plan de manejo actual. El avance del borde es una buena indicación de cicatrización.

Los problemas comunes  del borde son:

  • Maceración
  • Deshidratación
  • Tunelización
  • Laminado

La piel deshidratada en el borde de la herida puede retrasar la cicatrización, Sin humedad, desarrollo celular y la migración necesaria para el crecimiento de nuevos tejidos se ve afectada. Además, puede reducir el flujo sanguíneo

Privando el lecho de la herida de los glóbulos blancos necesarios para proteger contra la infección.

El borde laminado puede presentarse en heridas de origen inflamatorias por ej. Pioderma gangrenoso.

La tunelización debe ser evaluada con una sonda y marcar en relación  caratula de reloj para ilustrar la posición.

La Piel Perilesional

El daño a la piel perilesional es un problema significativo en las heridas crónicas y es importante para ser considerado dentro de la curación de las heridas.

El área perilesional se ha definido como el área de la piel que se extiende a 4 cm el borde de la herida, pero puede incluir cualquier piel debajo el aposito.

El daño a la piel perilesional puede dar lugar a tiempos prolongados de cicatrización además de molestias y dolor lo que afecta su calidad de vida.

Los factores que aumentan el riesgo de daño cutáneo de la piel son:

  • La cantidad de exudado
  • Las bacterias y toxinas asociadas
  • La histamina producida por las bacterias
  • Las enzimas proteolíticas como las Mielometaloproteinasas
  • Las citoquinas inflamatorias en el exudado de la herida.

La piel excesivamente hidratada tiene mayor riesgo de infección, fricción y daño a la piel ya que el exudado afecta el pH de la piel alterando el equilibrio bacteriano.

La evaluación del triangulo de la herida identifica en la piel perilesional:

  • Maceración
  • Escoriación
  • Piel seca
  • Hiperqueratosis
  • Callo
  • ezcema

CONCLUSION

Las heridas crónicas tienden a quedar estancadas en la fase inflamatoria de la cicatrización ya que la cicatrización debe ser limpia con una base de granulación sana y libre de infección.

Comprender las alteraciones patológicas del tejido de la herida que son refractarios a la terapia estándar  es esencial para el tratamiento eficaz  y la cicatrización.

La Falta de comprensión de los mecanismos y patogénesis de una herida crónica tiene el potencial de conducir a sufrimientos innecesarios y hasta la amputación o la muerte.

La evidencia confirma que el manejo de las heridas crónicas debe ser por un equipo multidisciplinario mejorando significativamente la curación y reduce la gravedad del dolor asociado  heridas.

El resultado del tratamiento de las úlceras del pie en pacientes con diabetes sigue siendo un desafío. Sin embargo, es importante que la eficacia y la rentabilidad de los tratamientos sea rigurosamente evaluada, y que la introducción del mismo  que carecen de evidencia de eficacia debería ser evitado.

El manejo adecuado de las heridas comienza con un diagnóstico preciso del tipo de herida y luego evaluar la etiología. Esto es importante en la implementación de un tratamiento y manejo la herida. Cuanto más precisa sea la evaluación, más rápido la herida puede ser cicatrizada.(7)

La cicatrización de la herida es significativa porque disminuye la hospitalización y permite un retorno más temprano del paciente a las funciones diarias.

Las heridas tienen un impacto significativo tanto en la calidad de vida de los pacientes y los sistemas de salud del mundo. El número de personas con heridas está creciendo, y esto es probable para continuar en el futuro como resultado de las tendencias demográficas.

La prevención de las heridas tiene un papel importante que desempeñar mitigación de los efectos de los cambios demográficos que afectan Prevalencia de la herida.

REFERENCIA:

1.- Powers J, Higham C, Broussard K, Philips T. Wound healing and treating wounds. J Am Acad Dermatol 2016;74:607-25

2.- Lindohom C, Searle R. Wound management  for the 21st century: combining effectiveness and efficiency. Int Wound J 2016; 13 (suppl. S2):5–15 [NNN]

3.- Jarbrink K, Ni G, Sonnergren H, Schmidtchen A, Pang C, Bajpai, R. Prevalence and Incidence of chronic wounds and realated complications: a protocol for a systematic review. Syst Rev (2016)S:152

4.-Turi G, Donovan V, DiGorgio J, Kashan B, Barrientos S, Balingconag J. Brem H. et al. Major Histopathologic Diagnoses of Chronic Wounds. Adv Skin Wound Care Vol29 No 8

5.- World Union of Wound Healing Societies (WUWHS), Florence Congress, Position Document. Advance in wound care: The Triangle of Wound Assessment Wound International,2016

6.- Nakagami G, Schultz G, Gibson D, Phillips P, Kitamura A. Miyagaki T. et al. Biofilm detection by wound blotting can predict sloug development in pressure ulcers:  a prospective observational study. Wound Repair Regen Accepted manuscript online: 26

7.-Oliverio J, Gero E, Whitacare K, Rankin J. Wound  Care Algorithm: Diagnosis and Treatment. Adv Skin Wound Care 2016;29:65_72

>